Síguenos en
Follow on FacebookTweet about this on Twitter

Cuando pensamos en abdominales, nos vienen a la cabeza las tradicionales contracciones. Es decir, nos tumbados en el suelo, piernas flexionadas, manos en la cabeza, y a flexionarse. Una alternativa diferente son las planchas isométricas en el que prácticamente no nos movemos pero se trabaja de manera intensa la zona abdominal. Puedes alternar las abdominales tradicionales con las planchas. Consigue unos abdominales de acero con las planchas.

Con las planchas fortaleces el recto abdominal y todos los músculos de alrededor: el transverso, los oblícuos y las lumbares. Sin embargo, hay muchas variaciones que puedes hacer para aumentar la intensidad y trabajar diferentes zonas. Conoce los beneficios de hacer planchas isométricas:

  • Vientre tonificado. Conforme se fortalecen los músculos abdominales, la zona media se hará más fuerte y tonificada. Hay que insistir en que hay que combinar el ejercicio con una dieta equilibrada para perder grasa de la zona y definir los abdominales.
  • Fortalecen los músculos de la espalda y evitan posibles molestias. Las planchas fortalecen el torso, y como consecuencia, reducen el dolor de espalda.
  • Flexibilidad. También incrementan la flexibilidad de los grupos musculares posteriores. Es decir, los músculos alrededor de los hombros, clavículas y escápulas se expanden y estiran, así como los músculos isquiotibiales.
  • Mejoran el equilibrio y postura. Las planchas laterales o con elevación de pierna nos ayudan a desarrollar el equilibrio. Así como las que se realizan sobre una pelota de estabilidad. Además, trabajan todos los músculos que necesitas para mantener una postura adecuada (espalda, pecho, hombros, abdomen y cuello).

Como ves, nos aportan beneficios. Sin embargo, hay que tener cuidado de realizar las planchas con la técnica adecuada para evitar lesiones. Errores:

  • Colocar las manos demasiado juntas, lo que genera rotación interna e inestabilidad en las articulaciones de los hombros.
  • Ppermitir que la cadera, cabeza u hombros caigan.
  • Intentar mantener la postura demasiado tiempo.
UA-74890232-1