Síguenos en
Follow on FacebookTweet about this on Twitter

“No pain no gain” es una frase que seguro que hemos oído alguna vez. Es de fácil traducción, pain es dolor y gain ganar, así podemos traducir la frase como: “Sin dolor no ganas”. Esta frase indica que para alcanzar algo debemos sacrificarnos para conseguirlo. Nada nos va a caer del cielo, todo requiere un esfuerzo.

Sabemos que el esfuerzo es necesario. Hay que salir de nuestra zona de confort si queremos progresar y alcanzar nuestros objetivos. Esforzarte y superarte día a día es algo que todos debemos hacer para mejorar. Si queremos hacer un mejor tiempo, levantar más peso, tener más resistencia o hacer más repeticiones hay que entrenar y superarse. Pero para conseguirlo no tenemos que sufrir, hacernos heridas o lesionarnos. Tampoco significa acabar destrozados a nivel psicológico por exigirnos demasiado. A largo plazo nos bloqueamos y no progresamos en nuestro rendimiento deportivo.

“No pain, no gain” no es sinónimo de que tengas que acabar arrastrándote después de tu entrenamiento y que al día siguiente no puedas ni levantarte. Tenemos que ser conscientes que en el momento en el que estamos entrenando debemos concentrarnos y sentir que los músculos están trabajando. Sin embargo, hacer más series, más repeticiones, más peso, … No significa que estemos trabajando bien.

Entrenar más, sin dejar descansar al cuerpo o utilizar pesos más altos de los que te corresponden para progresar más rápidamente, es erróneo. Hay que entrenar según nuestro estado físico. Además, si no descansamos de forma adecuada, llegaremos a un estado de sobreentrenamiento. Ya hemos hablado del síndrome de sobreentrenamiento y sus consecuencias, lee más AQUÍ. Por eso es tan importante realizar una buena planificación de nuestro entrenamiento y entrenar con cabeza. Ten en cuenta que terminar un entrenamiento cansado es normal, tener ganas de vomitar, sentir dolor o mareos es síntoma de que algo hacemos mal.

UA-74890232-1