Síguenos en
Follow on FacebookTweet about this on Twitter

Muchas veces hemos escuchado que alguien tiene una lesión por sobrecarga, o incluso somos nosotros mismos los que la sufrimos. En el cuerpo, hay tejidos que se dañan y se reparar continuamente. El problema surge cuando la tasa de destrucción supera a la capacidad de reparación del cuerpo, entonces se produce la lesión por sobrecarga o sobreuso. Cada persona tiene su propia velocidad de recuperación, ya que dependen de múltiples factores: genética, edad, alimentación, etc. En el hueso, se manifiesta como lo que conocemos como “fractura de fatiga”, o de “stress”. En cambio, en los tendones, como una tendinitis.

La lesión por sobrecarga o sobreuso, es especialmente común en deportistas ya que en el entrenamiento se repiten varios gestos deportivos, lo que supone de por sí un riesgo de sufrir una sobrecarga muscular. Los principales efectos de este tipo de lesión son el dolor y la pesadez en los músculos afectados. Además, puede ocasionar molestias en las articulaciones y falta de movilidad.

Para prevenir este tipo de lesiones, un punto clave es el parar a tiempo. Impedir que la lesión progrese y afecte cada vez a más tejido, haciendo cada vez más difícil el poder reparar y con periodos de baja deportiva muy largos. Hay que escuchar al cuerpo y tener sentido común. No sirve de nada insistir en forzar a pesar del dolor. El final suele ser la lesión por sobrecarga. Mejor parar una semana a las primeras señales de dolor que seguir, lesionarnos de mayor grado y parar durante más tiempo.

También hay que adecuar el entrenamiento al nivel físico de cada persona para evitar de esta manera el sobreentrenamiento. Otro factor a tener en cuenta, es estar suficientemente hidratado antes, durante y después de los entrenamientos. De esta manera aportamos al cuerpo los nutrientes necesarios para rendir al máximo sin sufrir lesiones. Al acabar el entrenamiento, es importante realizar una buena rutina de estiramientos con el fin de disminuir el cansancio muscular.

UA-74890232-1